"SUR, ARTE Y DESARROLLO"

“Yo hice todo esto, porque quiero dejar un legado”

Patricio James, propietario de "El Mercado", argumenta que según el acuerdo firmado con el municipio, no tendría que haber comenzado aún con ninguna de las obras de "plusvalía" con las que compensa las increíbles excepciones que recibió. Sostiene que los trabajos tendría que iniciarlos cuando tenga gas, servicio que no depende del municipio. Pese a la falta de gas, el empresario desarrolló un complejo comercial.
05/02/2019
&

ldquo;Yo hice todo esto, porque quiero este pueblo”, dice Patricio James haciendo un circulo en el aire con la mano como abarcando todo “El Mercado”.

El empresario asegura que hoy en día, “no tendría que haber siquiera que comenzado con una sola de las obras” pautadas para compensar las mal llamada “Plusvalía” que le extendió –por unanimidad- el Concejo Deliberante anterior para que pudiera desarrollar el paseo comercial y loteo.

“Vamos a analizar el expediente”, invita. “Esto te dice que las obras empiezan cuando tengamos todos los permisos y que tengamos el gas instalado. Esto quiere decir que al día de hoy nosotros hicimos todas las obras por adelantado, que todavía no tendríamos que hacer comenzado a hacer nada porque no tenemos el gas”.
Concretamente James esgrime el Convenio Urbanístico firmado entre la Municipalidad y él. En la tercera cláusula de ese documento -mencionado por DiarioAndino en más de una oportunidad- se establece textualmente: “ El inicio de las obras comprometidas en el presente por el Desarrollador, se encuentra condicionado a la previa obtención de todas las aprobaciones necesarias, así como también las que corresponda a las obras privadas planteadas y correspondientes al desarrollo “ Sur Arte y Desarrollo”, emitida por autoridades competentes. Se tendrá en cuenta para las prorrogas de los plazos aquí estipulados, la obtención de los permisos de obra, las factibilidades de servicios (gas, luz y agua), servidumbres y/u otros trámites administrativos y legales que correspondan y que resulten necesarios para las ejecución de las obras privadas”.

Un punto fundamental para entender cómo desde ahí, se llegó a la situación actual: no alcanzó con que el municipio aceptara la propuesta en la que el empresario le dejaba menor cantidad de tierra a la comuna ( Ver nota “Sur, Arte y Desarrollo” (Parte I): Empresario había ofrecido 4 opciones de “excepción” y se optó por la que menos tierra dejaba a la comuna) o que le impusiera condiciones irrisorias como “realizar gestiones para conseguir la instalación de una sala de hemodiálisis en el hospital”; sino que además, la intencionalidad de quien redactó el acuerdo, de quienes lo aprobaron y de quienes lo rubricaron con su firma es mas que clara: las obras de “plusvalía”, quedaban atadas a las factibilidades de las obras privadas.

Las obras privadas se ejecutaron (paseo de compras, bar, restaurantes, departamentos, galería artística y pista de hielo), pero debido a que aún no se consiguió la factibilidad de gas, las obras públicas ( la única que requiere gas es el Museo) no se completaron en los tiempos pautados por el último cronograma establecido en el expediente.
“Esto, -dice James señalando la clausula tercera- está firmado por todos los concejales”. El empresario cae involuntariamente en un error: El convenio que él presenta está firmado por los concejales Silvana Gordillo, Guillermo Hensel, Pedro Cea, Bruno Barbagelata, Gustavo Zwnack y el por entonces secretario de Obras Públicas, Carlos Reyes. Pero no “por todos los concejales”.

En este contexto, y con una lógica comprensible de pensamiento James entiende que hasta tanto no tenga la factibilidad de Gas, los plazos son plausibles de prorrogas. “Nosotros, apoyando a la municipalidad, al pueblo y a la historia, nos decidimos a hacer las cosas igual a pesar de que no estábamos obligados”.
Cabe señalar que en el expediente, figuran cronogramas de obras prorrogados y ampliados en términos, pero el último existente (Foja 415. Fechado el 23 de diciembre de 2014. Firmado por Paula Esteban y por otra persona que no aclara su firma), pauta el comienzo de los plazos en Septiembre de 2013 y deja abierta la posibilidad a “prorrogas que surjan”.

“Si yo tengo algo que me dice que cuando vos tengas luz, gas y agua arrancamos con el día 1, está bien. Pero yo no hoy tengo gas para calefaccionar ningún local. Nuestro proyecto salió por unanimidad en el concejo, es algo que la gente que fue votada para representar a todos los angosturenses y firma que hasta que yo no tenga gas no tengo que hacer nada. ¿Por qué se escribió así? Porque para nosotros era muy importante tener los tres servicios, ya que si vos vas a hacer un loteo y no tenés los tres servicios, ¿Cómo lo haces? ¿A quién le vendés un lote? (…) Habría que decir: que buena gente esta que empezó a hacer estas obras por anticipado y por ahí les falta cinco años para que tengan gas”, reflexiona James.

“Si estamos incumpliendo algo, que nos lo hagan saber y lo tendremos que arreglar. Pero no estamos incumpliendo nada. Dentro de los últimos 4 años siempre estuvimos haciendo algo y fue de gusto, de onda, porque la verdad es que no corresponde. Vos poneme el gas y arrancamos con todas la obras”, remarcó el desarrollador dejando en evidencia lo llamativo de los términos del convenio que pautó el Municipio, ya que no está bajo su órbita la potestad de establecer y/u otorgar la factibilidad de ese servicio.
Cabe destacar que la falta de gas no fue un impedimento para que el empresario realice la obra privada. En ese contexto, resulta incomprensible que la factibilidad del servicio se esgrima como excusa para el cumplimiento del cronograma de obra pública.

 

Autor : Gonzalo Regis
Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me Gusta
    %
    0 votos
  • No Me Gusta
    %
    0 votos
  • Me es indiferente
    %
    0 votos
Dejar un comentario
Seguinos en Twitter
Encuesta
¿Cómo evaluarías los primeros 100 días de la gestión municipal?
Buena
69
%
Regular
8
%
Mala
23
%
Cargando...